Ser ecológico vivir de forma responsable ?>

Ser ecológico vivir de forma responsable

Muchas personas se dicen ecologistas porque separan los residuos y los colocan en los recipientes correspondientes para su eliminación, pero eso no es suficiente.
Hay algunas pistas para conocer tu grado de compromiso con el medio ambiente. Si realizas alguna de estas acciones de la lista, puedes irte olvidando de la idea de que eres ecológico.

  • Te vas de picnic y en la cesta colocas platos, vasos y cubiertos descartables.
  • Olvidas la cámara de fotos, te detienes en una tienda de carretera y compras una desechable.
  • En la puerta hay una promotora repartiendo propaganda de otra tienda local, coges el folleto, aunque no tienes intenciones de desviarte de tu camino hacia donde tenías previsto realizar el picnic para visitarla.
  • Un día cualquiera de la semana vas a hacer la compra en el establecimiento habitual y te llevas lo adquirido a casa en la bolsa que te ha dado la tienda.
  • En la línea de cajas recuerdas que el reloj de casa y el mando de la televisión están sin pilas, compras dos paquetes, aprovechando una oferta.

Estos son algunos ejemplos de las cosas que debemos evitar.

En nuestro tiempo libre no debemos generar mas residuos de los que generamos a diario y en nuestra vida cotidiana disponemos de muchos medios para evitar estas situaciones.
Pequeños hábitos que introduzcamos en nuestra rutina pueden contribuir mucho a la mejora del entorno, para que se produzca menos basura y menos productos perjudiciales. Si no hay una alta demanda de bolsas de plástico, por ejemplo, se fabricarán menos y se buscarán alternativas menos costosas para el medio ambiente.
Lleva tu propia bolsa cuando vas a hacer la compra, si aceptas un catálogo y no te interesa la información, deposítala en el contenedor correspondiente y no lo tiras en la vía pública, sustituye las pilas comunes por recargables…
Son pequeñas cosas, pero si todos las practicamos, poco a poco se verán los beneficios.

Para todos los que se dicen ecologistas, porque realizan algunas prácticas destinadas a mejorar las condiciones ambientales, que separan los residuos y los colocan en el contenedor que le corresponden, aquí dejo algunos otros puntos a tener en cuenta, porque siempre hay mas cosas que podemos realizar para ser verdaderamente ecológicos.

Objetos de usar y tirar: son muy prácticas las toallas húmedas descartables para limpiar, que vienen impregnadas con productos específicos para diferentes tipos de superficie: madera, cuero, vidrio, pero seguramente nunca nos detuvimos a pensar que podemos limpiar perfectamente dichas superficies con otros sistemas que no contaminan, porque no generan residuos innecesarios.

Electrodomésticos y herramientas: muchas veces a la hora de comprar, se tiene en cuenta el precio y se escogen productos de poca calidad, que tendrán una corta vida útil. Cuando se adquieren productos en tiendas no profesionales tendremos un bajo precio de compra, pero posiblemente se trate de productos que no se podrán reparar o no tienen piezas de repuesto, con lo cual, al desgastarse o estropearse, irán a engrosar los contenedores y los basurales.

Otra mala práctica habitual es tirar los objetos sin intentar arreglarlos o repararlos. En algunos casos, resulta mas costoso la reparación que la sustitución, pero debería valorarse si conviene o no llevarlo a un taller, intentar eliminar el primer impulso de tirar algo apenas se estropea y considerar otras posibilidades, reciclar, reutilizar…

Compras por impulso: muchas veces en nuestro afán consumista, adquirimos objetos sin saber exactamente para qué los queremos, para qué lo estamos comprando y si en realidad lo necesitamos. Esos objetos posiblemente terminen al poco tiempo en la basura, ya que no le encontramos utilidad y estarán por la casa, los moveremos de un sitio para otro, hasta que nos decidimos a desecharlos. Debemos hacer compras responsables.