Agricultura ecológica – Jardines y Huertos ?>

Agricultura ecológica – Jardines y Huertos

Cada día se nos incentiva la búsqueda de alimentos que provengan de la agricultura ecológica,  biológica u orgánica porque nos dicen que son productos mas saludables.

Aquí os dejo una serie de anotaciones al respecto, porqué es mas sana y porqué como consumidores debemos exigir que los alimentos sean de la mejor calidad posible.

La agricultura ecológica es un sistema que, en la actualidad, podría llamarse alternativo pero debería ser el único permitido de producción agrícola, que obtiene alimentos tanto de origen animal como vegetal con la máxima calidad y libres de residuos químicos.

Es un sistema que respeta el medio ambiente, mejora la calidad de la tierra fertilizando los suelos de manera natural, que optimiza los recursos naturales, que no emplea químicos ni la manipulación genética y que asegura el bienestar de los animales.

Favorece el empleo de recursos renovables y recurre a técnicas que ayudan a mantener equilibrado el ecosistema.

La agricultura orgánica respeta los ciclos naturales de cada planta o animal. Se adapta a la capacidad de producción de la tierra, no agota los suelos, permite la renovación de los recursos naturales y busca además de productividad: sostenibilidad, no solo que tengamos una cosecha, sino muchas mas en esa parcela de tierra.

La agricultura ecológica pretende minimizar el impacto humano en el medio ambiente y para asegurar que el sistema agrícola funciona lo más natural posible, ha planteado una serie de objetivos y principios:

*No se utilizan organismos modificados genéticamente.

*No se usan pesticidas ni fertilizantes provenientes de la industria química.

*Para el uso eficiente de los recursos es necesario la rotación de cultivos.

*Aprovechamiento de los recursos in situ, por ejemplo el estiércol de los animales se utilizará para la fertilización de los alimentos que consuma el ganado, todo producido en la propia granja.

*Selección de especies vegetales y animales, dentro de lo posible autóctonas, de lo contrario que sean resistentes a enfermedades y adaptables con facilidad a las condiciones locales.

*El ganado, de la especie que sea, debe ser criado en zonas al aire libre, en espacios abiertos y alimentados ecológicamente.

Un alimento es “orgánico” y “natural” si cumple ciertos requisitos de cultivo, entre otros que no contenga ingredientes sintéticos o artificiales. Este llega a ser “saludable” si cumple con los criterios establecidos para la dieta de un individuo según edad y condición, en cuanto a su contenido de grasas, de colesterol, de sal, vitaminas, minerales y otros nutrientes saludables.

No solo se trata de consumir alimentos orgánicos, además hay que prepararlos con mentalidad saludable.

 

Que podemos hacer en casa:

Jardines ecológicos

Los jardines con el césped cortado a la perfección y las plantas colocadas en maceteros y ordenadas por color ya no abundan. Lo que se lleva es dejar expresar a la naturaleza, conseguir un efecto de desorden, planificando cuidadosamente cada detalle, crear un paraíso ecológico donde convivan en armonía plantas, insectos y animales.

Se dice que lo que está de moda son los jardines ecológicos, pero mas que una moda es una forma de vida que se puede elegir; utilización de abonos naturales, control biológico y manejo de plagas  sin recurrir a productos químicos que destruyen el suelo y la bio diversidad.

Podemos trasformar fácilmente nuestro jardín en uno ecológico, reciclando y haciendo uso de  productos biológicos contra los organismos nocivos, sin necesidad de pesticidas.

El hecho de tener pocas especies de plantas reduce la bio diversidad y se desestabiliza el ecosistema. Los insectos que estaban en equilibrio con sus enemigos naturales se convierten en plagas y como no existen mecanismos naturales de control, utilizamos químicos que contaminan y dañan aún más el jardín.

En lugar de tener unas pocas especies vegetales, podemos ampliar nuestro abanico. La combinación de algunos cultivos evita la aparición de plagas y enfermedades.

Rodear el perímetro de las plantas con hierbas aromáticas como lavanda, romero, salvia, menta, albahaca, estragón y tomillo pueden contribuir a esa estabilidad y equilibrio, además de ahuyentar a los mosquitos, perfumar y dar sabores en la cocina.

No a todos los insectos hay que alejarlos o eliminarlos, muchos son útiles porque se alimentan de otros mas pequeños que sí pueden destruir nuestras plantas.

Los pesticidas eliminan las plagas, pero no discriminan y también matan a sus enemigos naturales, destruyendo el equilibrio natural. Si existe un rebrote de la plaga y no hay enemigos naturales,  continuamente dependeremos de los químicos.

Los ciempiés son un ejemplo de los que tenemos que proteger, porque se alimentan de varios tipos de plagas que viven en el suelo.

 

Huertos ecológicos

Tener una huerta y realizar un cultivo ecológico es más sencillo de lo que puede parecer.

La huerta orgánica o ecológica es un espacio de tierra donde podemos realizar el cultivo de hortalizas, legumbres, plantas aromáticas e incluso árboles frutales, basándonos en la premisa del respeto a la naturaleza y los procesos naturales de lo que sembramos; durante la primavera y verano, o durante el otoño y el invierno, solo se plantan las especies que naturalmente se desarrollan en esta estación del año.

En una huerta orgánica no se utilizarán productos químicos de ninguna clase, no está permitido adicionar sustancias que aumenten la producción o el tamaño de las piezas que cultivamos. La forma de tener una abundante cosecha es cuidar del suelo de cultivo, fertilizarlo con abonos naturales como el estiércol o el compost.

En la huerta ecológica tampoco se usan químicos para eliminan plagas o parásitos. Diversos insectos, arácnidos y hasta pájaros pueden destruir el huerto, algunos pican o hacen agujeros en las hojas y chupan la savia de las plantas, otros comen las hojas, raíces y la plantas completa. Para que los cultivos no sean atacados, se debe aplicar pesticidas orgánicos e incluir determinadas especies vegetales que atraen los insectos, alejándolos de las plantas destinadas a nuestra alimentación.

En una parcela de treinta m² se pueden cultivar diversas especies y obtener hortalizas y verduras básicas de la dieta cotidiana.

Es una excelente manera de obtener alimentos frescos y saludables, recoger cada día de nuestra huerta el fruto de nuestro contacto con la naturaleza y llevarlo a la cocina sin mas intermediarios.

Si quieres tener tu huerto orgánico pero no dispones de terreno, abundan las iniciativas de “huertos ciudadanos”, infórmate. Otra opción que no debes descartar, es la de realizarlo en tu terraza o  balcón si este recibe varias horas de luz solar al día.