Energías renovables para frenar el calentamiento global ?>

Energías renovables para frenar el calentamiento global

El calentamiento global está teniendo como resultado un aumento de las temperaturas, la destrucción de la capa de ozono y el avance de la desertificación en todo el mundo. Según un informe de la ONU, la única forma de combatir los efectos del cambio climático es empezar a utilizar de forma masiva las energías renovables.

Energías renovables para frenar el calentamiento global

La principal causa de la degradación ambiental que estamos viviendo es el empleo de energías contaminantes. A pesar de la gran dependencia que se tiene de estas energías, es imprescindible avanzar hacia el asentamiento de formas de energía limpias y sostenibles. Los expertos han llegado a esta conclusión después de ser testigos del agotamiento de los recursos naturales, la crisis ambiental y la falta de equilibrio entre regiones.

Las principales opciones para cambiar el actual sistema energético es la proliferación de generadores de energía eólica y energía solar. La energía nuclear, sin embargo, supone un agravante de la situación, ya que sus residuos radiactivos implican más contaminación ambiental. El objetivo marcado por el G-8 solamente se alcanzará dejando de utilizar las energías tradicionales.

En la próxima Cumbre de Copenhague será necesario debatir acerca de diversos temas que previsiblemente crearán divisiones: volumen de financiación para frenar el calentamiento global y temperatura máxima tolerable. Para alcanzar los objetivos del acuerdo del G-8 en el mes de julio, cuyo aumento de la temperatura global se fijó en un máximo de 2 grados Celsius, será imprescindible empezar a utilizar de forma masiva las energías renovables.

Retorno a los inicios de las energías renovables

Las energías limpias han estado siempre a nuestro alrededor, y fueron las primeras en proporcionarnos calor para cubrir nuestras necesidades energéticas. El agua y el sol han sido el origen de todo, y más tarde la geotermia. Sin embargo, todos estos sistemas se sustituyeron en el siglo XIX por el empleo masivo de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón.

Actualmente, la Tierra absorbe una cantidad de energía solar cada año que equivale a la energía almacenada en todas las reservas de petróleo y carbón del mundo multiplicada por 20. El propio origen de los combustibles fósiles se encuentra en la energía solar acumulada en el suelo durante millones de años.

 

Inversiones para frenar el cambio climático

Una de las claves para frenar el calentamiento global se encuentra en el uso de energías renovables. El empleo masivo de este tipo de energía juega una baza esencial en este problema, y además supone una nueva fuente de inversión para muchas empresas. Sin embargo, todavía no existe una conciencia global sobre estas nuevas oportunidades de negocio. Los acuerdos firmados en la cumbre necesitarán nuevas inversiones y desarrollos en energías limpias. Se trata de una acción a nivel global que tendrá repercusiones sin precedentes en las economías que consigan adaptarse antes a los cambios.

En los próximos años se incrementará considerablemente la inversión en energía solar, energía eólicaenergía geotérmica y en la procedente de residuos. Las ayudas gubernamentales que ya se están asignando a proyectos de esta índole producirán un retorno de la inversión a corto plazo y sostenible a lo largo del tiempo. Uno de los factores determinantes en el éxito de los inversores será la selección del negocio más apropiado. La competencia de China puede provocar un exceso de oferta que afectará a los productores de silicio, energía solar y células fotoeléctricas.

En el mercado español existe una gran incertidumbre en torno a la energía solar, debido a que su producción es cinco o seis veces más cara que otras energías, tiene problemas con el abastecimiento de silicio y su capacidad de generación es más reducida. También existe cierto grado de incertidumbre en torno a la energía eólica.

Sin embargo, no se considera que el sector de las energías renovables se vaya a ver inmerso en una burbuja, debido a que va a contar con un marco regulado y con unas expectativas de crecimiento de entre el 15% y el 20% de media en los próximos años. Esto justifica los elevados ratios de cotización frente al promedio del mercado. Las previsiones auguran un crecimiento del sector más rápido que el de la economía general, debido al impulso de la investigación, los incentivos, la financiación y los nuevos reglamentos.