Arco Natura – con energias renovables ?>

Arco Natura – con energias renovables

El calentamiento global está teniendo como resultado un aumento de las temperaturas, la destrucción de la capa de ozono y el avance de la desertificación en todo el mundo. La única forma de combatir los efectos del cambio climático es empezar a utilizar de forma masiva las energías renovables para frenar el calentamiento global.

Protegiendo la naturaleza y los animales

Una fuente de energía alternativa es aquella que puede sustituir a las fuentes energéticas actuales, que pueda ofrecer un menor efecto contaminante y fundamentalmente que tenga capacidad de renovación.

Se consideran entonces energías renovables todas aquellas que proceden de fuentes naturales, que son capaces de regenerarse de forma natural y que parecen ser ilimitadas. Aún así, dentro de este grupo existen dos clasificaciones, la de energías contaminantes y la de energías no contaminantes.

Protegiendo la naturaleza y los animales

Energías no contaminantes

Dentro de las fuentes renovables no contaminantes se encuentran: la energía eólica producida por el viento, la energía geotérmica que desprende el planeta -el calor de la Tierra-, la energía hidráulica que producen las corrientes de agua dulce -los ríos-, la energía mareomotriz por el movimiento de los mares y océanos y la energía solar. Dentro de las energías no contaminantes podemos encontrar:

Una anotación importante es que todas las fuentes de energía producen algún tipo de impacto ambiental. La geotérmica puede ser muy nociva si no se controla la llegada a la superficie de la Tierra metales pesados o gases a la atmósfera que producen efecto invernadero.

La energía eólica produce impacto visual en el paisaje, sitios de gran belleza paisajística han sido “destruidos” por la colocación de los molinos y también emiten sonidos de baja frecuencia que pueden ser una trampa para las aves.

Las grandes presas que se construyen para producir energía hidráulica provocan pérdida de biodiversidad, generan metano por la materia vegetal no retirada de las zonas a inundar, pueden destruir áreas con patrimonio cultural o paisajístico y generar movimientos poblacionales.

La mareomotriz se ha discontinuado por los altísimos costos iniciales y el impacto ambiental que suponen, aunque habitualmente se ubican en costas agrestes.

La energía solar se considera dentro de la menos agresiva, pero se critica el esfuerzo y la inversión necesaria para producir los paneles fotovoltáicos e instalarlos, ya que se tarda bastante tiempo en amortizar en energía y dinero.

Energías contaminantes:

Las fuentes de energía renovables contaminantes se obtienen a partir de materia orgánica. Se pueden utilizar directamente como combustible, por ejemplo la madera, o convertida en bioetanol o biogás mediante procesos de fermentación orgánica o en biodiésel mediante reacciones químicas de  los residuos urbanos.

Estas energías tienen algunos de los inconvenientes que producen los combustibles fósiles: durante su combustión emiten dióxido de carbono, gas responsable del efecto invernadero, además de desprender cenizas, hollines y otras partículas sólidas. Ésto se puede solucionar mediante el uso de filtros y como beneficio hay que considerar que es una forma de reciclar y aprovechar los residuos orgánicos del hogar, que siempre vamos a producir y su descomposición naturalmente va a emitir gas natural.

Dentro de las energías contaminantes no renovables se enmarcan las procedentes de materia orgánica o biomasa, que se transforman en combustibles. Estos recursos además son no renovables, es decir, que es imposible reponer toda la cantidad que se consume. Las principales son:

  • Petróleo
  • Gas natural
  • Carbón
  • Energía nuclear

 

Efecto invernadero

Nuestro maltratado planeta no está en su mejor momento y difícilmente nos damos cuenta. Nuestro paso por la Tierra y los avances que representan nuestro progreso humano han afectado radicalmente el desarrollo natural del lugar que habitamos, y en buena medida no de la mejor manera posible. Allá donde nuestra huella pisa hay un efecto contraproducente que tarde o temprano demuestra sus estragos. Arrasamos y redefinimos el curso natural de las cosas, de tal manera que en algunos casos desvirtuamos el significado original de las mismas ya que transformamos la forma inicial que debería presentar. Tal es el caso original del efecto invernadero, cuya verdadera definición ha quedado relegada o confundida por sus efectos, que ahora resultan distintos a los que solían ser.

El efecto invernadero está relacionado con la existencia de la atmósfera, sin la cual el planeta no podría ser habitable por ningún organismo vivo ya que  absorbe parte de la radiación y aminora su impacto sobre la Tierra. La atmósfera viene a servir entonces como una barrera o muro de contención entre las temperaturas del espacio exterior y la temperatura soportable por el planeta Tierra para que sea posible la vida, además de controlar la presencia de otros componentes atmosféricos entre los cuales se destacan el dióxido de carbono, el vapor de agua, englobados dentro de lo que puede ser entendido como gases de efecto invernadero.

Teniendo en cuenta esto, estos gases absorben la radiación de onda larga emitida por el espacio exterior remitiéndola luego al planeta Tierra aumentando su temperatura, siendo todo este proceso lo que formalmente se denomina efecto invernadero. Ahora bien debido a nuestros abusos en el planeta el efecto invernadero se está volviendo en contra nuestra convirtiéndose en una amenaza que desequilibra la temperatura de la Tierra tal como la necesitamos para vivir.

 

Contaminación

La contaminación no es solo un tema serio que exige inmediata reflexión, sino una reeducación completa de nuestro comportamiento y actitud frente al medio ambiente. Desde que somos niños nos enseñan los peligros de la contaminación y sus causas, pero no desarrollamos una verdadera cultura de prevención contra los efectos negativos de la contaminación para evitar seguir reproduciendo y agrandando su impacto. Comprendemos que la contaminación del planeta está determinada por la presencia de un agente contaminante de carácter físico químico, industrial o biológico que resulta perjudicial para el bienestar del medio ambiente y sus ecosistemas (y por ende de la vida animal, vegetal y hasta humana).

No son solo animales y plantas quienes se ven afectados por la contaminación, sino que también compromete el sano desarrollo de nuestras vidas y nuestro futuro como civilización. La contaminación es un problema de alta prioridad por muchas razones, empezando por nuestra propia salud individual. Los agentes contaminantes no solo causan un malestar en todo el planeta sino que son capaces de traer enfermedades y dolencias mortales para nuestro cuerpo. En ese sentido, la contaminación que por lo general se debe a causas humanas, es una forma de suicidio a escala global. Detener la contaminación no es una alternativa, sino una necesidad por el bienestar de la humanidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura a través de sus estudios estadísticos que la contaminación le ha costado la vida a miles de personas cada año y esta cifra puede ascender a millones en poco tiempo si no mejoramos nuestra actitud frente al ambiente como los principales perpetradores de su degradación. Según este mismo estudio, la OMS afirma que gran parte de estas muertes ocurren dentro de países en vías de desarrollo debido a la alta concentración de partículas que atentan contra la salud humana.